Necesito un carro de segunda mano

Necesito un carro de segunda mano

En muchas ocasiones comprar un coche de segunda mano, puede resultar más ventajoso que adquirir uno nuevo. Todo depende de las necesidades de cada uno. Una vez que se está decidido a hacerlo, es necesario conocer una serie de pistas para no meter la pata.

El principal atractivo de adquirir un carro de segunda mano es, sin duda, el precio. Este siempre será menor y en muchas ocasiones se puede encontrar una relación calidad precio muy estimable. Pero, para esto, hay que andar con cien ojos, porque también pueden dar gato por liebre.

Antes que nada hay que decidir donde se va a comprar. Se puede acudir a un particular, a un concesionario, a una subasta, a coches de flota o a una compañía de compraventa.

Comprar el carro a un particular

Esta opción es sin duda la más barata, pero también la más arriesgada. Sin duda resulta más económico comprar un coche a un particular, ya que se suprimen toda clase de intermediarios, y por tanto de comisiones. Pero también entraña riesgos que no se corren en otras situaciones.

Con esta opción, el comprador debe fiarse del vendedor del coche, que normalmente no cuenta con ninguna otra garantía que no sea su palabra. Sin embargo, si se conoce al propietario puede resultar una opción muy ventajosa, ya que además del precio se conocen también las verdaderas cualidades del vehículo.

Comprar el carro a los concesionarios

Los coches que ofrecen los concesionarios de segunda mano, vienen de sus propios clientes. Al comprar uno nuevo se deja el vehículo antiguo al concesionario a cambio de un descuento. De este modo, estos establecimientos cuentan con una flota importante de coches usados. Y en ocasiones, muy usados.

Sin embargo, la ventaja de los concesionarios es que revisan los coches a fondo y además ofrecen una garantía de compra. Hay que tener en cuenta también, que al propio establecimiento no le interesa vender coches en mal estado o trucados ya que se juega su reputación.

Hay concesionarios que también ofrecen vehículos de importación. Estos suelen proceder de Estados Unidos y Alemania. Son coches de gama alta que, si se quieren adquirir, es conveniente exigir la fecha de fabricación así como una prueba del mismo, una garantía más.

Comprar el carro en subastas

Como en todas las subastas, acceder a ellas resulta muy difícil, siempre y cuando no se sea funcionario. Hoy en día también se puede hacer por Internet en sitios legales,  lo cual no deja de ser una ventaja, ya que se pueden encontrar grandes ofertas tanto en coches de segunda mano como otros artículos.

Comprar el carro en una flota

Actualmente está muy extendido el tener coche de empresa. Esto significa que las empresas pagan a sus empleados un coche, que normalmente se cambia en torno a los tres o cinco años. Son coches que se retiran en muy buenas condiciones pero no todo el mundo tiene acceso a ellos.

Aunque en ocasiones los concesionarios reciben, a modo de premio, varios coches de este tipo para su venta a particulares, lo cual no deja de ser un reclamo. Conviene estar al tanto de estas ocasiones ya que siempre resultan ventajosas, aunque el precio inicial resulte un poco caro, éste con relación a la calidad siempre es satisfactorio.

Comprar carro en compraventa

Son empresas que se dedican a comprar coches usados y, después de una revisión y puesta a punto, los venden a particulares. Si se decide comprar el coche de segunda mano a través de una de estas compañías se debe elegir una con prestigio, así como exigir una garantía del vehículo y lo que ésta comporta.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *